Así es una lente por dentro