ICELAND

La tierra de fuego y el país de hielo. Julio y agosto los mejores meses para disfrutar de su paisaje y sus contrastes. Belleza a raudales. Sol, lluvia, inmensos arco iris y espesa niebla. Todo lo puedes encontrar en el mismo día.

Unos minutos antes la niebla y el granizo lo inundaban todo
Preciosas cabañas de madera, grandes glaciares, geisers con olor a azufre, grandes cataratas, lagos, lagunas... Ay la Laguna azul. Con su agua caliente y reconstituyente debido a la actividad volcánica. ¿Es posibles que un país tan pequeño tenga tanta riqueza en su paisaje? Sí, es posible.

Selfoss
La única carretera que rodea Islandia está llena de misterios. A veces el asfalto da paso a un camino de tierra por donde tienes que subir a una montaña con un gran desfiladero a menos de un metro del coche. De fondo siempre el mar acompañándote.


Me gustó Reykjavik, su capital y única ciudad. Allí Björk es toda una institución y en las tiendas de souvenirs tienen todos sus discos, libros y pósters entre los típicos jerseys de lana islandesa y las tazas e imanes de recuerdo. Me gustó su gente. Me gustó que el turismo fuera racional y nada masivo. ¿Su fauna? Está a la altura. Desde los simpáticos frailecillos y las asombrosas ballenas hasta las esponjosas ovejas que te miran impasibles mientras pastan.

La Laguna Azul


Puedes ver más fotos y curiosidades del viaje a Islandia en este set de mi flickr. Un viaje inolvidable en un lugar mágico, amable y bello. Hielo y fuego.

Todas las fotografías publicadas en este blog son propiedad de Rai Robledo
www.rairobledo.com